En Bogotá y Cundinamarca se construirán 46.000 viviendas este año

23 enero, 2018
Construcción Bogotá y Cundinamarca

La gerente de Camacol Bogotá habla de las perspectivas del sector edificador.

A pesar de que en el 2017 las proyecciones económicas del país debieron ajustarse por el comportamiento económico global y local, el sector edificador siguió aportando de manera importante al crecimiento.

Acta debe contener lo que define la asamblea de copropietarios
Monto de los subsidios de vivienda subieron 5,9 por ciento este año
El arriendo, un negocio que mueve más de 24 billones de pesos cada año
Ese compromiso hace que este año la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol) proyecte un crecimiento del PIB nacional de edificaciones de 4,6 por ciento y, para el caso de Bogotá y Cundinamarca, será de 30 por ciento.

Se prevé, además, que en la región se construirán 46.000, para un crecimiento del 2,5 por ciento respecto al 2017. El desempeño dependerá, en parte, del fortalecimiento de la política de vivienda del Gobierno y de que se garantice la estabilidad jurídica y el respeto a los derechos adquiridos.

Tras esos logros, la regional ha fortalecido sus instrumentos de observación y medición, entre ellos el Observatorio Urbano Regional y la herramienta Determinantes Legales Ambientales, que a los sectores público y privado les ha permitido conocer el territorio con información real y oportuna, para la toma de decisiones con la debida consideración, por ejemplo, de los elementos ambientales.

Justamente, esa articulación entre lo público y lo privado tuvo frutos importantes el año pasado, pues se lograron avances importantes en el camino hacia la simplificación de los trámites de urbanismo y construcción en Bogotá, dándoles forma a acciones claves que se concretarán este año.

Efectivamente, los acontecimientos del 2018 serán decisivos para la consolidación de normas que definan el desarrollo de la ciudad y la región, así como para la puesta en marcha de estrategias que permitan crear ciudades sostenibles que brinden –entre otros– más calidad de vida a sus habitantes y que, además, sean armónicas con los territorios.

En este entorno, las elecciones parlamentarias y presidenciales, la consolidación de los Planes de Ordenamiento Territorial (POT), y la definición del Plan de Manejo y Ordenamiento de la Cuenca (POMCA) del río Bogotá –que definirá el futuro de este importante elemento estructurante de la región– son aspectos que sin duda marcarán el curso del desarrollo económico y social.

Fuente eltiempo.com